18 de mayo de 2015

Tres meses es el tiempo límite de un cepillo dental

Cambiar el cepillo cada tres meses o cuando las cerdas están desgastadas, es imprescindible para una correcta higiene. Si se está resfriado hay sustituirlo para evitar nuevas infecciones
Caracas.- El descuido de la higiene bucal puede causar desde el deterioro de dientes y caries, hasta pérdida dental. Sin embargo, realizar un buen lavado que incluya limpiar correcta y regularmente los dientes, puede prevenir la mayoría de estos problemas, cuyos signos tempranos incluyen agujeros visibles en los dientes, dolor cuando muerdes y sensibilidad.
Una boca que luce y huele saludablemente representa un correcto cuidado oral. Los dientes están limpios y no hay restos de alimentos; las encías presentan un color rosado y no duelen o sangran durante el cepillado o la limpieza con hilo dental; y el mal aliento no es un problema constante.
El doctor Adrián Velásquez explica que el  cepillado correcto es un proceso que conlleva mínimo dos minutos y para que sea eficiente es necesario realizarlo con movimientos cortos y suaves, prestando especial atención a la línea de la encía, en los dientes posteriores de difícil acceso y en las zonas alrededor de obturaciones, coronas y otras reparaciones.
En otro punto importante agrega es  saber “que el cepillo dental debe reemplazarse cuando muestre señales de desgaste o cada tres meses”. Estudios han demostrado que después de 3 meses de uso regular, un cepillo es menos efectivo para remover la placa de los dientes y de las encías. En caso de haber contraído un resfriado  también es necesario cambiarlo, debido a que las cerdas acumulan gérmenes que pueden provocar una nueva infección.
Mantener el cepillo libre de bacterias, hongos y gérmenes, es crucial. Para ello debe secarse entre un uso y otro, sacudirse con fuerza bajo el chorro del agua y colocarse en posición vertical para que se ventile. Así mismo, para prevenir que los virus y bacterias se transmitan entre los cepillos, se debe evitar el contacto de los mismos.
Para elegir un buen cepillo, sólo debe tenerse en cuenta la su comodidad personal y la recomendación del dentista, ya que el mejor cepillo dental es el que se ajusta a la boca y permite llegar fácilmente a todos los dientes. “Un buen cepillado hecho con un cepillo manual es tan efectivo como uno con cepillo eléctrico, y lo único que aporta el segundo es cierta comodidad al no tener que realizar el movimiento de manera manual”, destaca Velásquez.
Acompañar el proceso del cepillado con el uso del hilo dental y el enjuague bucal, genera mayores resultados, y logra que la salud dental sea la más correcta. Visitar al odontólogo al menos una vez al año para una limpieza profesional y evaluación, ayudará a detectar cualquier problema antes de que su desarrollo avance.
Publicar un comentario