25 de agosto de 2008

Audi Q7 gana máximo premio de seguridad en Estados Unidos



El SUV de altas prestaciones alemán Audi Q7 obtuvo el premio ‘Top Safety Pick 2008’ que otorga el Instituto de Aseguradoras para la Seguridad Vial de Estados Unidos (IIHS) a aquellos autos que son más seguros que el resto de su clase.

Además del Audi Q7, cuyo reconocimiento aplica para los SUV construidos después de diciembre de 2007, otros tres modelos de los cuatro aros obtuvieron los premios ‘Top Safety Pick 2008’ –el Audi A3, el Audi A4 y el Audi A6–, lo que convirtió a la empresa de Ingolstadt en la que más reconocimientos de seguridad obtuvo en el segmento premium este año.

Para poder obtener este reconocimiento, los vehículos tienen que obtener el puntaje más alto en las pruebas de impacto frontales, laterales y posteriores que realiza el IIHS y deben estar equipados con Programa Electrónico de Estabilidad (ESP), el cual viene de serie en el Audi Q7.

“Reconocer a los vehículos más seguros de su clase ayuda a los consumidores a identificar sus mejores opciones sin necesidad de buscar en diferentes bancos de datos”, dijo Adrian Lund, presidente del IIHS.

El compromiso de Audi por la seguridad va mucho más allá de pruebas de choque y por ellos sus autos vienen equipados con una seria de sistemas activos y pasivos de la más alta calidad. Entre ellos se destacan, el ESP, los frenos en las cuatro ruedas con el sistema antibloqueo ABS, los airbags de dos etapas frontales, laterales y de cortina las luces de día (DRL) y el sistema de monitoreo de presión de las ruedas.

“Para Audi la seguridad y el rendimiento de sus autos siempre han ido de la mano”, dijo Johan de Nysschen, vicepresidente ejecutivo de Audi of America. “Nuestros vehículos son construidos con la más moderna tecnología no sólo para la protección de accidentes sino para la prevención de los mismos”.

Las pruebas de impacto lateral representan y reto especial, ya que se llevan a cabo mediante una barrera en movimiento que pesa 1.500 kilos y que es estrellada contra la puerta del conductor a una velocidad de 50 kilómetros por hora para simular la fuerza de una camioneta o de un vehículo 4x4.

La prueba frontal consiste en acelerar los autos a 64 kilómetros por hora y estrellarlos de frente contra un muro.

Tras los choques frontales y laterales, se evalúan tanto la deformación estructural de los autos como la fuerza kinésica y biomecánica a la que son expuestos los pasajeros.

El IIHS realiza constantes pruebas de impacto en toda clase de vehículos de pasajeros para la industria de seguros de Estados Unidos, y establece los estándares de seguridad vial. Tanto expertos como compradores de autos presentan gran atención a los resultados que arrojan estas mediciones.

Fuente: Acqua Communications
Publicar un comentario