19 de junio de 2008

Nuevo centro ecológico para ensayo de motores Audi



El nuevo Centro de Pruebas de Motores de Neckarsulm se alinea con la ecología en los ensayos de motores. Gracias al empleo de sofisticada tecnología, despliega unos importantes recursos de manera económica y cumple exigentes estándares medioambientales. El impacto acústico en el área residencial colindante se ha reducido de manera considerable.

Las instalaciones del nuevo edificio en donde está el Centro de Pruebas de Motores están dotadas de un moderno sistema de aire acondicionado con recuperación integral del calor. La recuperación de la energía calorífica no requiere la combustión de ningún tipo de combustible. La energía recuperada no produce emisiones contaminantes y, por tanto, contribuye a la protección del medio ambiente.

Junto a la recuperación de la energía calorífica, el nuevo Centro de Pruebas de Motores presenta otro relevante aspecto relacionado con el respeto al entorno que resulta particularmente beneficioso para el área residencial colindante.

La insonorización de los nuevos bancos de pruebas ha sido optimizada, lo que ha contribuido de manera decisiva a que se reduzca considerablemente el impacto acústico. Los elementos especiales de absorción de ruidos, tanto en la alimentación de aire como en el aire sobrante, así como para los sistemas de escape de los motores ayudan a que se reduzca considerablemente la cantidad de ruido emitido. Además, el revestimiento externo del moderno edificio se diseñó considerando específicamente el aislamiento acústico.

Mientras el motor se prueba en un banco bajo las condiciones más exigentes, al mismo tiempo realiza una aportación a la recuperación de energía. Los motores de combustión son frenados durante las pruebas mediante máquinas asíncronas, lo que genera energía.

"Es un procedimiento técnico que se puede asemejar con el principio de funcionamiento de la dinamo de una bicicleta", explica Bernd Martin, responsable de medio ambiente de la planta de Audi en Neckarsulm. "Una dinamo genera energía eléctrica partiendo de la fuerza mecánica, de manera muy similar a como lo hacen nuestros motores con las máquinas asíncronas". La energía generada de este modo alimenta el sistema de suministro de energía del edificio, donde es reutilizada.

La seguridad también fue un factor muy tenido en cuenta en la planificación del centro de ensayo de motores de Neckarsulm. Así, por ejemplo, el combustible es almacenado en tanques de doble pared y dotados de un control de fugas. Los motores de los bancos de pruebas se utilizan, generalmente, con sistemas de tratamiento de los gases de escape. En otras palabras, los motores de gasolina cuentan con catalizadores de oxidación y los diesel con filtros de partículas.

El agua utilizada para la refrigeración de los motores y para el aire acondicionado del edificio circula también por un circuito cerrado. Sólo se añade más agua para compensar las pérdidas por evaporación.

Todos los sistemas de aire acondicionado del centro de ensayos de motores son controlados, regulados y supervisados por un sistema de control central, completamente configurable. "De este modo promovemos métodos de funcionamiento compatibles con el respeto al entorno y salvaguardamos recursos valiosos", concluye Martin.

Fuente: Acqua Communications
Publicar un comentario