21 de mayo de 2008

Carta de agradecimiento que envía el Maestro José Antonio Abreu al Director de la Fundación Príncipe de Asturias

Caracas, 21 de mayo de 2008


Excelentísimo Señor
Graciano García
Director
Fundación Príncipe de Asturias
Presente.


Excelentísimo Señor Director y muy querido amigo:

Con la más honda emoción hemos recibido el texto del Veredicto mediante el cual el Ilustre Jurado designado al efecto ha conferido el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008 a las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela .

Al agradecer profundamente tan insigne Galardón, hacemos propicia la ocasión para reafirmar nuestra firme condición en el sentido de que la Misión del Arte en la nueva generación trasciende el horizonte de lo estético para proyectarse vigorosamente sobre el amplio dominio que abarca, desde la formación humanística integral de la personalidad, hasta la plena inserción del joven y del niño, mediante el ejercicio artístico, en una vida social constructiva, fecunda y ascendente. De ahí que la Juventud y la Infancia Musicales de Iberoamérica constituyen ciertamente, excelso testimonio de un Continente que, en la existencia y en la obra de sus intelectuales y artistas, encuentra glorioso paradigma.

Desde sus inicios, nuestra labor se inspira en el principio conforme al cual la Educación Artística, lejos de constituir monopolio de élites, debe consolidarse como eminente Derecho Social de nuestros pueblos. Ningún Proyecto Social seriamente concebido puede ya negar a la Democratización de la Enseñanza Artística el carácter de Programa prioritario para la capacitación y el rescate de las nuevas generaciones. De esta manera, a organización integral de Sistemas Nacionales para la Educación en el Arte y por el Arte, a nivel de las mayorías populares, se impone, día a día como instrumento insuperable de Inclusión Social e Integración Comunitaria.

Por lo anterior, el objetivo esencial del Sistema Nacional de las Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, adscrito al Ministerio de Participación y Protección Social, se inserta se inserta, directa y profundamente, en el contexto global de una estrategia de Capacitación, Prevención y Rescate de Jóvenes y Niños en y por el Arte. En su condición de comunidades en perpetuo ejercicio de concertación, las Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles representan el modelo de una avanzada y autentica Escuela de Vida Social. En Venezuela, la Practica Orquestal y Coral cuotidiana ha demostrado ser herramienta particularmente eficaz para iniciar solidamente a jóvenes y niños en el quehacer colectivo, en la coexistencia solidaria, en un quehacer creador profundamente realizador de la personalidad, propicio a la forja de un espíritu solidario y fraterno, tanto como a un formidable desarrollo de la autoestima. La pobreza material comienza a ser vencida por aquella sublime riqueza espiritual que germina en y por la Música.

La Fundación Príncipe de Asturias puede abrigar la certeza de que el Premio Príncipe de Asturias de las Artes ha reafirmado hondamente en nuestro corazón el compromiso de seguir adelante, con tenaz empeño, al servicio de la infancia de Venezuela e Iberoamérica, consagrados íntegramente, como educadores y como artistas, a la causa imperecedera de su juventud.

En nombre de las Orquestas y Coros Juveniles de la Nación, hago propicia la ocasión para reiterarles las seguridades de nuestra más alta consideración, entrañable afecto y perenne gratitud.


Atentamente,



José Antonio Abreu
Director Fundador
Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e
Infantiles de Venezuela
Publicar un comentario